¿Orgullo o Dignidad? - Calma y Balance
2488
post-template-default,single,single-post,postid-2488,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive,currency-cop

¿Orgullo o Dignidad?

La controversia entre el hecho de sentir alguna de estas emociones es algo que destaca entre las personas. El que haya personas con ideales distintos es visto en muchos casos de forma negativa. El orgullo o dignidad son sentimientos que embarga a la mayoría en diferentes circunstancias y que tienen un significado claro.

La dignidad es la razón de hacerse valer como persona sin dejarse menospreciar con otro individuo o aceptar acciones que lo hagan sentir inferior.

Las personas con dignidad no recaen en manos de los que los menospreciaron, y no es malo que tengan ese sentimiento, cada quien tendrá sus razones y deben ser respetadas. Una persona con dignidad se valora lo suficiente para no dejarse manipular con migajas de afecto o amor.

Esto sucede porque el dolor causado queda grabado en el subconsciente, por lo que obviarlo es algo que no es capaz de hacer la persona que ha sufrido, a su mente llegan los recuerdos que en su momento le causaron tristeza, rabia o depresión, por lo que desarrolla una autodeterminación y carácter propio que no permite que aparezca algo negativo en su vida.

¿Por qué es bueno tener dignidad?

Forja un carácter irrompible en el alma de quien ha sufrido, nada lo hará sentir menos porque la persona se vuelve altamente independiente –no solo de forma emocional, sino también de forma cotidiana y en su desempeño diario, trabajará más en su calidad de vida y la de sus seres más queridos.

Actualmente –así como hay quienes desarrollan esta emoción, existen los que no; siendo infelices y sufriendo desprecios de otros, fracturando así su carácter y amor propio sin siquiera darse cuenta. Aprender a crecer no es algo que deba juzgarse en la vida de nadie, cada quien es diferente y los problemas del otro jamás estarán bajo nuestra propia percepción por más que se intente.

Renunciar a un amor, a una amistad, una relación familiar o cualquier otro vínculo por dignidad es más bien admirable, no es un acto de cobardía. Aprender a decir “ya basta” es lo que muchos deberían hacer. Una relación con maltratos –sin importar el tipo, solo llena de oscuridad el alma de la persona y de quienes están cerca.

Hoy son muy comunes las separaciones entre los matrimonios con hijos y es mayormente causado por el deterioro del respeto, las responsabilidades y la conexión familiar, por lo que no solo sufre una persona sino cada miembro de la familia y deja un vacío acompañado de decepción que disminuye la capacidad de confiar en otros.

La dignidad –más que una forma de actuar– termina siendo parte de la vida y aplicarla en diferentes propósitos creará confianza en sí mismo y en quienes están alrededor. Es importante forjarla desde la niñez para que de esta manera los pequeños no permitan actos negativos en su contra ni de alguien ajeno a ellos, defendiendo así los valores y los buenos actos.

¿Qué es el Orgullo?

Simplemente es el exceso de autoestima y admiración excesiva hacia los actos propios, obviando los méritos ajenos. ¿Pero por qué alguien es orgulloso? Nunca nos hacemos esa pregunta, simplemente la mayoría solo criticamos y juzgamos, cuando en realidad este tipo de actitudes vienen dadas por algún desencadenante.

Cuando cualquier persona es humillada y menospreciada constantemente llega un instante en el que esta supera todo el daño, se vuelve independiente y actúa de mejor forma situándose en un nivel más alto de quien le humillaba. Muchos son los padres o madres que actúan de forma orgullosa por la crianza de sus hijos, porque han sido quienes han luchado para salir adelante con sus seres queridos.

En las familias modernas se ven muchos ejemplos de orgullo o dignidad, pero esto debido a que alguna de las partes no ha cumplido el papel que le corresponde y así gran parte de la responsabilidad cae sobre la persona que posteriormente desarrollará la actitud orgullosa con quien le falló. A nadie le gusta que después de tanto tiempo y trabajo invertido, otra persona se quiera ganar los honores por tu trabajo.

El orgullo o dignidad no son malos cuando te sientes bien porque has logrado algo por tu cuenta en la vida –sin necesidad de esperar limosnas de otro, cuando tu propio esfuerzo ha dado frutos excelentes y sigue mejorando. Ser orgulloso no es ser egoísta, malo es aquel que causa daño y lucha para que el bienestar de alguien más no sea logrado.

El verdadero valor del orgullo o dignidad está dado por las acciones, por la lucha continua de querer superarse y lograr los objetivos deseados, no solo en el ámbito laboral.

El orgullo o dignidad en la familia

La familia separada y disfuncional es un claro ejemplo, puesto que alguna de las partes termina siendo orgullosa debido a la falta de importancia que el otro le ha dado a su vida. Por ejemplo, cuando una pareja se separa y tienen un hijo en común, en algunos de los casos alguno de los dos toma desinterés por el bienestar de su propio descendiente y en ocasiones quiere enmendar su error.

Pero debido a la ausencia, la madre o el mismo hijo actúa de forma orgullosa ya que el que se alejó desconoce el esfuerzo y el trabajo que estuvo implicado para lograr llegar a su meta, o simplemente completar su crianza y crecimiento personal.

Conclusión

Cuando veas a alguien actuar de forma orgullosa no lo juzgues, quizás después conocerás el verdadero valor de esa persona y su orgullo o dignidad. El hecho de que actúen de forma diferente no quiere decir que podemos criticar, no se sabe cómo ha sido la vida del otro, siempre es mejor un consejo o apoyo sobre una crítica que no aporta nada positivo.

Pedro Henriquez
admin@www.calmaybalance.com
No Comments

Post A Comment

WhatsApp chat