Padres sin autoridad - Calma y Balance
4795
post-template-default,single,single-post,postid-4795,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive,currency-cop
Padres sin autoridad

Padres sin autoridad

Educar a un niño es una de las tareas más difíciles que existen y más cuando hay padres sin autoridad, quienes no tienen el control ni el respeto de sus hijos. Formar a una persona con principios y valores resulta todo un reto, puesto que requiere de un proceso arduo.

Para que un padre o una madre puedan criar a un hijo de manera correcta necesita tener una buena relación, esto solo es posible si desde sus primeros meses de vida están presentes, hablándoles de las cosas buenas y malas. Es fundamental que el niño pueda sentir la presencia de una figura que le debe respeto.

Sin embargo, cuando se observa a un niño con problemas de comportamiento, que no conoce de valores ni respeta a las personas adultas, rápidamente se puede concluir que ha sido educado por padres sin autoridad, y más que lamentable es perjudicial para la conformación de la sociedad.

¿En qué afectan los padres sin autoridad sobre sus hijos?

La respuesta es muy clara, un niño que no es reprendido por sus padres no conoce sus límites, ni sabe de respeto ni cumplimiento de normas, lo que indica que el día de mañana cuando sea adulto, no tendrá claro cuáles son sus deberes frente a las leyes.

Además, los niños que no tienen definida una autoridad suelen tener comportamientos inapropiados. En los salones de clases tampoco respetan a los maestros, pues han sido criados por padres sin autoridad que no les inculcaron desde pequeños a respetar la autoridad.

El problema no solo se agrava por no reconocer la figura del profesor en un aula de clases, sino también cuando transmiten esa conducta a sus compañeros. Es por eso que es necesario canalizar la educación de los niños, teniendo en cuenta que la formación comienza desde el hogar.

Los padres sin autoridad solo crean niños sin límites, dejando a un lado que la abundancia de permisividad es tóxica para una conducta sana. Encomendar la educación de un hijo no es solución, son los papás quienes deben asumir ese trabajo.

Evite ser un padre sin autoridad para su hijo

Desde el hogar comienza la educación, es necesario que se tenga en cuenta eso, ya que esperar que en la escuela eduquen a su hijo no es la mejor opción. Los maestros tienen el deber de enseñar a los estudiantes, pero educarlos es tarea de ambos, cobrando mayor responsabilidad los padres.

La etapa de la niñez es muy moldeable, puesto que poniendo en práctica una estrategia pedagógica sin agresividad pueden revertir una realidad desfavorable, asimismo, utilizando el método del “espejo” –aprender mediante lo que observan, es ahí cuando el padre debe comportarse de una forma correcta.

Si un padre siente que ha perdido la autoridad de su pequeño, lo más recomendable es que recurra a estrategias y especialistas de la materia. El caso de los padres sin autoridad es más común de lo que muchos se imaginan, nadie debe atreverse a cuestionar tal situación, lo que sí es imperdonable es no hacer algo frente a eso.

¿Ser el mejor amigo de tu hijo?

Son muchos los padres que tienen la idea de que actuar como si fuesen el mejor amigo de su hijo va a permitir tener mayor control sobre ellos, y realmente esto es un error. Es un tema que se debe analizar muy bien, según desde la relación que exista entre padre e hijo.

Lo que sí debe quedar claro es que un padre es un padre; una madre es una madre y un amigo es, sencillamente eso, un amigo. Es necesario que puedan aprender a diferenciar el rol que le ha tocado frente a su hijo. Si él llegara a ver a su papá como un amigo, hasta cierto punto se estaría perdiendo la figura de autoridad.

Una cosa es tener una relación basada en confianza, otra no considerar al padre como autoridad. No se puede confundir una buena relación con comunicación y confianza, con tratar de ser “mejores amigos”.

Está bien tener todos esos elementos, pero mejor es tenerlos junto con la autoridad de padre. De esta manera, cuando se necesite corregirlo en alguna conducta el niño pueda acatar las órdenes, y no darse la vuelta como si estuviese ignorando a un amigo.

No pertenezca usted a la lista de padres sin autoridad, defina muy bien su rol frente a su hijo. Tenga confianza, pero tambien establezca sus reglas y déjele saber que existen límites que no puede sobrepasar.

Pedro Henriquez
admin@www.calmaybalance.com
No Comments

Post A Comment

WhatsApp chat